Busqueda

miércoles, 17 de octubre de 2012

Amanda la Niña que necesitaba ser Salvada

LA HISTORIA DE AMANDA TODD,
ERES UNA AMANDA?


Esta jovencita canadiense que a sus 15 años era acosada en Internet por un desconocido al grado de suicidarse. Amanda Todd en un caso que desgraciadamente ya no es extraordinario en nuestros tiempos. La canadiense mostró a alguien una imagen en topless vía cámara web, días mas tarde un desconocido empezó a acosarla pidiéndole mas fotos, no obstante su acosador conocía todo de ella y este tipo al no obtener respuesta, creó una cuenta de Facebook donde la imagen de perfil era Amanda en topless. Todo esto le causo depresión, ansiedad y hasta un cambio de residencia, lo cual no fue suficiente puesto que el acosador regresó. Amanda terminó por tomar la decisión de quitarse la vida dejando este video que circula en Internet y que se muestra en esta nota, donde cuenta su "interminable historia" como ella lo describe. 

Es un hecho lamentable que existan casos como éste, pero ojalá sirva como ejemplo para las millones de adolescentes que transitan por la red. 



COMENTARIO:

Dios no desea que quedemos abrumados de tristeza, con el corazón angustiado y quebrantado. Quiere que alcemos los ojos y veamos su rostro amante. El bendito Salvador está cerca de muchos cuyos ojos están tan llenos de lágrimas que no pueden percibirlo. Anhela estrechar nuestra mano; desea que lo miremos con fe sencilla y que le permitamos que nos guíe. Su corazón conoce nuestras pesadumbres, aflicciones y pruebas. Nos ha amado con un amor sempiterno y nos ha rodeado de misericordia. Podemos apoyar el corazón en El y meditar a todas horas en su bondad. El elevará el alma más allá de la tristeza y perplejidad cotidianas, hasta un reino de paz. 

Piensen en esto, hijos de las penas y del sufrimiento, y regocíjense en la esperanza. "Esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe" (1 S. Juan 5: 4). 

"El ungüento y el perfume alegran el corazón, y el cordial consejo del amigo, al hombre." Prov. 27: 9. 

Para todos, las cosas van mal de vez en cuando; la tristeza y el desánimo oprimen a toda alma. Entonces una presencia personal, un amigo que consuele e imparta fortaleza, desvía los dardos del enemigo que estaban destinados a destruir. No existe ni la mitad de los amigos cristianos que debiera haber. En horas de tentación, en una crisis, ¡de qué valor es un verdadero amigo! En esos momentos Satanás envía sus instrumentos para que los pies vacilantes tropiecen; pero los verdaderos amigos dispuestos a aconsejar, impartirán una atractiva esperanza, la fe tranquilizadora que eleva al alma. ¡Oh, tal ayuda es de más valor que las perlas preciosas!-Carta 7, 1883. 

"Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros." 1 Ped. 5 :7. 

Las penas, la ansiedad, el descontento, el remordimiento, el sentimiento de culpabilidad y la desconfianza, menoscaban las fuerzas vitales, y llevan al decaimiento y a la muerte.- Ministerio de curación , pág. 185. 

Este sentimiento de culpabilidad debe dejarse al pie de la cruz del Calvario. Este sentimiento de pecaminosidad ha envenenado las fuentes de la vida y de la felicidad verdadera. Ahora Jesús dice: "Colóquenlo todo sobre mí; yo llevaré el pecado de ustedes; les daré paz; no sigan destruyendo su respeto propio, porque yo los he comprado al precio de mi propia sangre. Me pertenecen; yo fortaleceré su voluntad debilitada y eliminaré el remordimiento que sienten por su pecado. 

Ahora vuelvan con corazón agradecido, temblando de inseguridad, pero aférrense de la esperanza que les ha sido propuesta. Dios acepta el corazón quebrantado y contrito. Les ofrece un perdón gratuito. Les ofrece adoptarlos en el seno de su familia, y fortalecer su debilidad por medio de su gracia; luego el amado Jesús los guiará paso a paso si tan sólo desean colocar su mano en la suya y permitirle que él los guíe. 

Satanás se esfuerza por alejar nuestras mentes del poderoso Ayudador, para inducirnos a cavilar acerca de la degeneración de nuestra alma. Pero aunque Jesús conoce la culpa del pasado, nos habla de perdón; y no podemos deshonrarlo dudando de su amor... 

Si usted siente que es el peor de los pecadores, Cristo es exactamente lo que necesita: el más grande Salvador. Levante su cabeza y deje de mirarse a usted mismo, retire la vista de su pecado, y contemple al Salvador levantado; mire más allá de la mordedura venenosa de la serpiente y vea al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. 

El ha llevado la carga de nuestra culpa. Él quitará el peso de nuestros hombros cansados. Es él quien nos dará descanso. También llevará nuestra carga de preocupaciones y tristezas. Nos invita a depositar todos nuestros cuidados sobre él, porque nos lleva sobre su corazón. - Mind, Character and Personality, t. 2, págs. 451-452. 

Cuando se recibe el Evangelio en su pureza y con todo su poder, es un remedio para las enfermedades originadas por el pecado. Sale el Sol de justicia, "trayendo salud eterna en sus alas" (Mal. 4: 2). 

El amor que Cristo infunde en todo nuestro ser es un poder vivificante. Da salud a cada una de las partes vitales: el cerebro, el corazón y los nervios. Por su medio las energías más potentes de nuestro ser despiertan y entran en actividad. Libra al alma de culpa y tristeza, de la ansiedad y congoja que agotan las fuerzas de la vida. Con él vienen la serenidad y la calma. Implanta en el alma un gozo que nada en la tierra puede destruir: el gozo que hay en el Espíritu Santo, un gozo que da salud y vida.- Ministerio de curación , pág. 78

Dios me ha dado un mensaje para sus hijos. . . Habéis sido comprados por precio, y todo lo que tenéis y lo que sois ha de ser usado para la gloria de Dios y para el bien de vuestros semejantes. Cristo murió en la cruz para salvar al mundo que perece en el pecado. Él pide vuestra cooperación en esta obra. Habéis de ser su mano ayudadora. Con esfuerzo fervoroso e incansable habéis de tratar de salvar a los perdidos. (Nota: SC, 138.*) 

¿Apreciáis tan profundamente el sacrificio hecho en el Calvario que estáis dispuestos a subordinar todo otro interés a la obra de salvar almas? El mismo intenso anhelo de salvar a los pecadores que señaló la vida del Salvador se nota en la de su verdadero discípulo. El cristiano no desea vivir para sí. Se deleita en consagrar al servicio del Maestro todo lo que posee y es. Le impulsa el deseo inefable de ganar almas para Cristo. (Nota: JT3, 343.*)

Mediante el apetito Satanás domina la mente y todo el ser. Miles de personas que podrían haber vivido han pasado a la tumba destrozados en lo físico, lo mental y lo moral porque sacrificaron todas sus facultades a la complacencia del apetito (Christian Temperance and Bible Hygiene, pág. 37

No hay comentarios:

Publicar un comentario