Busqueda

jueves, 30 de agosto de 2012

Terremotos remecieron el norte y centro america causando panico

200 sismos seguiditos...


Terror. A pocos meses de la profecía Maya anunciando el fin del mundo en diciembre entrante, Centro y Norte América temblaron ayer azotados por casi 200 sismos que causaron gran alarma en sus poblaciones.

Seis personas fueron rescatadas tras ser arrastradas por una ola originada por el fuerte sismo en El Salvador, informaron las autoridades.



En efecto, El Salvador se estremeció con un terremoto de 6,7 grados Richter con epicentro en el mar y que originó el récord de 82 réplicas, alarmando a numerosas poblaciones de ese país.


La réplica más fuerte tuvo una magnitud de 5,4 y obligó a la gente a dejar sus casas.
Según medios locales, el sismo causó gran alarma en algunas islas, zonas costeras de Usulután y otras partes de la región oriental, aunque en otros sectores, incluida la capital salvadoreña, fue sentido levemente.


Otros dos sismos de 4,3 y 3,6 grados Richter sacudió la región noroeste de Nicaragua sin provocar víctimas ni daños.


En Honduras, un sismo de 4 grados provocó también alarma. Igualmente, hubo una decena de réplicas causando miedo.


México tampoco se libró de los sustos y un sismo de 5,3 grados Richter con epicentro en Sonora ocurrió la madrugada de ayer, informó el Servicio Sismológico Nacional. Hubo varias réplicas tras el movimiento.


Al Sur de California, en Estados Unidos, ocurrió un enjambre sísmico de más de 100 terremotos entre 2,5 y 5,5 grados Richter.


Las constantes sacudidas dejaron daños menores en algunos edificios en Brawley, según las autoridades, pero no hubo heridos.


Thomas Jordan, director del Centro de Terremotos de la Universidad del Sur California, describió la actividad como un ‘enjambre muy activo’ y explicó que no es raro para el extremo sur de la falla de San Andrés, que ha sido testigo de sucesos similares en los últimos años.

Comentario:

En vez de creerle a los mayas si es que es cierto que ellos predijeron algún suceso para nuestra época. Aquí les dejo unas profecías que seguramente se están cumpliendo ante nuestros ojos, y a las que si debiéramos ponerles mucha atención.


"Por Jehová de los ejércitos serás visitada con truenos, con terremotos y con gran ruido, con torbellino y tempestad, y llama de fuego consumidor." Isaias 29:6



"Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores." Mateo 24:7



"Ya los juicios de Dios están en la tierra, según se ven en tempestades, inundaciones, tormentas, terremotos, peligros por tierra y mar. El gran Yo Soy está hablando a aquellos que anulan su ley. Cuando la ira de Dios se derrame sobre la tierra, ¿quién podrá subsistir? Ahora es cuando los hijos de Dios deben mostrarse fieles a los buenos principios. Cuando la religión de Cristo sea más despreciada, cuando su ley sea más menoscabada, entonces deberá ser más ardiente nuestro celo, y nuestro valor y firmeza más inquebrantables. El permanecer de pie en defensa de la verdad y la justicia cuando la mayoría nos abandone, el pelear las batallas del Señor cuando los campeones sean pocos, ésta será nuestra prueba. En este tiempo, debemos obtener calor de la frialdad de los demás, valor de su cobardía, y lealtad de su traición."-JT 2, 31


Está muy cerca el momento en que habrá en el mundo una tristeza que ningún bálsamo humano podrá disipar. Se está retirando el Espíritu de Dios. Se siguen unos a otros en rápida sucesión los desastres por mar y tierra. ¡Con cuánta frecuencia oímos hablar de terremotos y ciclones, así como de la destrucción producida por incendios e inundaciones, con gran pérdida de vidas y propiedades! Aparentemente estas calamidades son estallidos caprichosos de las fuerzas desorganizadas y desordenadas de la naturaleza, completamente fuera del dominio humano; pero en todas ellas puede leerse el propósito de Dios. Se cuentan entre los instrumentos por medio de los cuales él procura despertar en hombres y mujeres un sentido de peligro que corren. 

Se está preparando la tempestad de la ira de Dios; y sólo subsistirán los que respondan a las indicaciones de la misericordia, como lo hicieron los habitantes de Nínive bajo la predicación de Jonás, y sean santificados por la obediencia a las leyes del Gobernante divino. Solo los justos serán escondidos con Cristo en Dios hasta que pase la desolación ( Profetas y Reyes , págs. 205-208

Hoy las señales de los tiempos declaran que estamos en el umbral de acontecimientos grandes y solemnes. En nuestro mundo, todo está en agitación. Ante nuestros ojos se cumple la profecía por la cual el Salvador anunció los acontecimientos que habían de preceder su venida: "Y oiréis de guerras y rumores de guerras... Se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares" (Mat. 24: 6-7). 

El momento actual es de interés abrumador para todos los que viven. Los gobernantes y los estadistas, los hombres que ocupan puestos de confianza y autoridad, los hombres y mujeres pensadores de todas las clases, tienen la atención fija en los acontecimientos que se producen en derredor nuestro. Observan la intensidad que se apodera de todo elemento terrenal, y reconocen que algo grande y decisivo está por acontecer, que el mundo se encuentra en vísperas de una crisis estupenda. 

La Biblia, y tan sólo la Biblia, presenta una visión correcta de estas cosas. En ella se revelan las grandes escenas finales de la historia de nuestro mundo.. cuya aproximación hace temblar la tierra y desfallecer de temor los corazones de los hombres. 

Hoy los hombres y las naciones son probados por la plomada que está en la mano de Aquel que no comete error. Por su propia elección, cada uno decide su destino, y Dios lo rige todo para cumplir sus propósitos. 

Los cristianos deben prepararse para lo que pronto ha de estallar sobre el mundo como sorpresa abrumadora, y deben hacerlo estudiando diligentemente la Palabra de Dios y esforzándose por conformar su vida con sus preceptos


No hay comentarios:

Publicar un comentario